08 noviembre 2009

Roma al final de la vía


Roma al final de la vía.

De Daniel Serrano.

Rosario Martínez y Luz Perez se presentaron el pasado jueves con “Roma al final de la vía”, la historia de dos niñas que nos relatan empezando a los 7 años como sueñan con llegar a Roma desde un pueblo en Sonora y en la espera del tren junto a las vías, nos relatan su vida e ilusiones, pasando por todas las etapas de la vida, hasta llegar a la senectud.

Un texto situado en el norte del país con el lenguaje propio de los oriundos de aquellas tierras, francos y con su singular manera de llamar a cada cosa, arrancó sinceras risas a los asistentes a pesar de conservar el muy característico acento leones, y que al final de la noche, otorgó un aplauso de pie a las dos actrices que mostraron una transformación desde niñas, adolescentes, jóvenes, adultas, maduras y viejas dentro de seis escenas que con la colaboración de la música de Jorgestrada entre cada una, nos mostraban las etapas que vive cada mujer, sin importar clase o condición.

Daniel Serrano, artista escénico sonorense que se ha desarrollado como actor, director, docente y dramaturgo, es fundador de el Festival Universitario de Tijuana, ciudad donde radica actualmente y donde se desarrolla desde el 95, teniendo grande aportaciones para la vida teatral en Baja California. En este texto, Daniel expone de manera muy precisa la vida en los estado fronterizos y refleja un lenguaje muy de nuestras fronteras, refiriéndose a los niños como plebes y refiriéndose a las personas como “la Evangelina” o “el Matías”, tanto que al leer esta obra, se nos antoja una carnita asada acompañada de su caguama.

Rosario Martínez personificó a Evangelina, una niña que deseaba ser mujer y que una vez convertida en mujer desearía ser libertina, siempre con la esperanza de ser feliz y con la inocencia suficiente para intentarlo. Rosario como actriz, demostró su experiencia en el escenario sorteando varios tropiezos con el texto y manejando adecuadamente al público, así como la suficiente habilidad para cubrir sus debilidades. Luz Perez interpretó a “ “ una mujer franca, con grandes ilusiones y mayores pasiones, necesitada de estabilidad, nunca se detuvo a cuestionar el amor. Luz hizo gala de su talento resolviendo cada escena con gran naturalidad.

Así llegó el segundo montaje del encuentro de teatro con un foro lleno en su totalidad, una gran historia en el escenario y un aplauso de pie. Enhorabuena para esta montaje que apenas empieza.

1 comentario:

Dianishhh dijo...

Interesante blog! :D